Con A+ Home Staging no existen excusas, solo soluciones.

Un poco más de mi...

Mi nombre es Verónica Alvarez, fundadora de la marca A+ Home Staging.

Soy administradora de fincas desde 1998, API (agente de la propiedad inmobiliaria) desde el año 2003 y desde 2013 agente CRS (council of residential specialist).

Aquéllos que me conocen saben que la rutina es mi enemiga, que soy perfeccionista (a veces en exceso) y valoro en especial los detalles. Y por eso una motivación imperativa en mi vida es la curiosidad por aprender, por evolucionar, por cambiar a mejor, y eso sucede tanto a nivel personal como profesional, aunque en ocasiones se planteen retos importantes, pero ¡¡ésos son los mejores!!

Desde 2012 soy gerente en la inmobiliaria Agencia Asturias. Y en los viajes a los congresos inmobiliarios americanos Sell-A-Bration vi por primera vez cómo se trabajaba allí la comercialización de las viviendas.

En 2015 descubrí el Home Staging, y esto cambió mi visión sobre la forma de tratar las viviendas y el resto de inmuebles, y entendí que era la respuesta definitiva en la preparación y la presentación del “producto” inmobiliario y un servicio imprescindible que aporta calidad y beneficios tanto a los propietarios como a las inmobiliarias.

Me formé como Home Stager, y desde entonces el Home Staging se ha convertido en una herramienta indispensable para ayudar a nuestros clientes a vender o alquilar sus propiedades en menos tiempo y con mejores precios.

Descubrir el encanto, a veces oculto, que todos los espacios poseen es un reto emocionante; fotografiarlo después para poder mostrar lo que se puede lograr a través de unas fotografías cuidadas me encanta.

En A+Home Stagingdisfrutamos trabajando creemos en el trato personal y especializado con nuestros clientes, adaptándonos a cada bolsillo para sacar el máximo partido a cada propiedad. Ofrecemos soluciones escuchando a la gente para que puedan venderse o alquilarse lo antes posible y en las mejores condiciones.

«No hay una segunda oportunidad para causar una primerabuena impresión.» _Oscar Wilde